Sobre Êrhis y sus culturas

Creemos que una de las mayores virtudes de Êrhis como novela de fantasía es la riqueza y la vastedad del mundo en que se ambienta, en cuya creación hemos trabajado y seguimos trabajando desde hace muchos años. Nosotros, amantes del género fantástico, solemos desear saber más sobre los territorios en que se desarrollan las historias que leemos, sobre todo si nos han gustado, y por eso queremos aprovechar este blog para ofreceros a vosotros la posibilidad de descubrir aspectos de las culturas y los pueblos de Êrhis que en la novela tan sólo se intuyen.

Dentro de poco subiremos el primero de esos artículos, que estará dedicado a la historia, la cultura, la lengua y la sociedad de Kromtar, el Reino del Dragón, por ser el territorio desde el que arranca la trama y al que pertenecen varios de los personajes principales. Pero antes, nos gustaría explicar algunas cosas sobre Êrhis en general y su proceso de desarrollo.

La historia que comienza en La Estrella se Alza en el Cielo y que continuará en los dos siguientes volúmenes existió antes que el propio mundo. Por supuesto, su naturaleza fantástica y ciertos rasgos particulares hacían imposible que se desarrollara en el mundo real. Eso, sin embargo, no explica la necesidad de crear un mundo propio para ambientarla. Tampoco fue algo premeditado, más bien se trató de un proceso natural que se desarrollaba al calor de una idea bien sencilla: lograr el entorno apropiado para que nuestra historia, y otras muchas que escribíamos, desarrollábamos o imaginábamos, tuvieran el tono y el sabor que buscábamos.

Por la complejidad de la narración que estábamos creando y el contexto que la envolvía, teníamos claro que queríamos conseguir un mundo rico, completo y autónomo, que resultara verosímil por sí mismo, con sus propias reglas. Naturalmente, a la hora de crear razas, culturas y pueblos hemos encontrado motivos de inspiración en el mundo real, pero para nosotros era fundamental que cada reino, tierra o civilización tuviera una vida propia y un carácter bien definido. A ambos, estudiantes de la historia y el arte, nos ha fascinado siempre ver cómo se interrelacionan las circunstancias, la historia, el pensamiento, el arte o el comportamiento social de un pueblo, ya sea de forma orgánica o conflictiva, ya en su esplendor o en su decadencia. Quizás, desde esta perspectiva, la creación de Êrhis ha sido, y sigue siendo, un ejercicio creativo desde la historia del arte.

Êrhis tiene que estar vivo, tiene que estar lleno de ideas y matices, no puede ser una recreación de fragmentos de la realidad combinados a nuestro antojo, porque entonces no sería más que un decorado, como las fachadas de los pueblos del Oeste. Para lograrlo, nos hemos esforzado en construir cada territorio y cada cultura desde todos los puntos de vista posibles y siempre de forma natural y orgánica, haciendo que las piezas fueran encajando por sí mismas, sin forzarlas; desde el lenguaje a la comida, desde el pensamiento a la ropa, desde el arte a la guerra. Hemos meditado cada detalle y su integración con el conjunto para que todos los elementos se incorporaran a un contexto mayor, colaboraran a conformar el carácter de un pueblo y hablaran de él.

A4 Erhis

Todo eso, en realidad, sólo sirve para dar más sentido a todos aquéllos que viven y pueblan los diferentes lugares de Êrhis; para que, por así decirlo, un día en sus vidas sea tan completo como un día en las nuestras. Para lograrlo nos apoyamos en lo que hemos ido aprendiendo en el curso de nuestros estudios, ya sea arte, historia o filosofía. Así, ciertos reinos como Kromtar o Herthnara los imaginamos desde una perspectiva bajomedieval, casi moderna en el caso de Tigur; otras tierras, sin embargo, tienen un perfil altomedieval, como Migskärk, los reinos en torno al río Dneiras o Hinnerdheim y Ennerhad; mientras que Tūrada o Tihughan han crecido al calor de nuestro conocimiento y percepción del mundo antiguo.

Un aspecto que desde el principio nos preocupó especialmente es el tema de la influencia nórdica o anglosajona en el género fantástico. Independientemente de la posible influencia de los relatos y gestas de tradición germana y escandinava, particularmente desde Tolkien parece que el género fantástico es reacio a abandonar esos territorios. Nosotros, no lo vamos a negar, hemos creado reinos y culturas que recuerdan claramente al mundo nórdico y anglosajón, pero si hemos hecho un mundo tan vasto es precisamente para llenarlo de variedad. Por eso siempre hemos tenido especial interés en integrar en Êrhis elementos del Sur y del Mediterráneo, así como entornos más cercanos a nosotros, como el mundo pirenaico medieval; y no sólo en los paisajes, sino también en las sociedades, las estructuras políticas, los comportamientos, las creencias y la vida cotidiana.

En cualquier caso, todo el esfuerzo que hemos dedicado al mundo de Êrhis no tenía ningún sentido sin la historia: existe un mundo porque existía una historia, e hicimos el mundo que queríamos para la historia que queríamos. Ahora, sin embargo, Êrhis ha crecido hasta tal punto, ha adquirido una consistencia tal, que nos invita a imaginar y a ambientar otras muchas historias en sus paisajes y ciudades.

 

 

Imagen de cabecera: Midi d’Ossau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s